Sin dejar rastro

Los biopolímeros de nuestra munición se biodegradan, bajo condiciones de compostaje, en menos de un año por procesos enzimáticos derivados de la digestión que las bacterias presentes en el medio natural hacen de estos biopolímeros

Los plásticos sintéticos perduran unos 450 años contaminando el planeta.

Los tacos fabricados con PVA, o alguno de sus derivados, son disolubles en agua y contaminan con sus residuos tóxicos

Por qué nuestros cartuchos son únicos:

  • Los cartuchos de BioAmmo están patentados, las vainas y tacos se elaboran con un biopolímero que no solo es 100% con base de origen vegetal sino, lo que es más importante, también es compostable.
  • Esto significa que tras el proceso de biodegradación no van a dejar residuo tóxico alguno convirtiéndose por completo en biomasa.
  • El proceso de biodegradación es limpio, pues los microorganismos, hongos y algas (muy abundantes en el entorno natural) procesan todo el material.
  • La coloración marrón de nuestros tacos consigue que tampoco se produzca contaminación visual en el medio ambiente. Y si son enterrados junto con las vainas el proceso de biodegradación se acelera.
  • El culote metálico tampoco es tóxico, si se entierra la vaina completa se oxidará en un proceso natural, y también puede reciclarse fácilmente.
  • En condiciones de almacenaje su duración es similar a la munición tradicional.
  • Elaborados con los estándares más exigentes, con maquinaria de última generación y utilizando componentes de primera calidad, nuestros cartuchos BioAmmo garantizan unas excepcionales prestaciones de uso y unos magníficos niveles de rendimiento.